NUESTROS PRINCIPIOS TRADICIONALES:

PRINCIPIO ETICO DE LA LEALTAD. Der acuerdo con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Castellana la Lealtad es el “Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor.” Tiene, pues dos componentes este concepto. La fidelidad, que tiene que ver con la verdad; esa disposición permanente que tenemos dentro de nosotros mismos, y de acuerdo con nuestra formación, desde los primeros años de vida DE HACER CONCORDAR NUETRO RECTO PENSAMIENTO Y CONCIENCIA CON LA REALIDAD. Quien se haya acostumbrado a la mentira, probablemente nunca ejercerá la verdad y será una persona desconfiable para la Institución, la comunidad y sus compañeros. Y el honor, que tiene que ver con la honestidad y nuestro buen nombre o reputación. Perder el honor es caer en un foso del cual no se podrá fácilmente salir.

Nada más grave que socavar con mentiras el nombre de la Empresa para la que se trabaja, tratando de desvirtuar sus derechos. Aquí cave el hecho de tratar de disuadir los pacientes para que acudan a otra parte donde el empleado tiene intereses, sin consultar con los directivos, a veces con oscuros propósito simplemente económicos. O, algo muy frecuente en nuestra cultura, desacreditar al compañero o superior para quitarle prestigio, con conceptos sarcásticos o displicentes. También cave aquí el concepto de “conflicto de intereses”, haciendo competencia a su mismo trabajo en le Institución, con el ánimo de hacerle soslayada competencia.

¿Cómo ejercer la Lealtad?. Tratando de que cada concepto que se emita o cada acción que se ejecute, consulte los más altos intereses de la Empresa para la que se labora. Pensar que nuestro prestigio es el que la Empresa tenga y que el daño que se haga a sus superiores por maledicencia, tarde o temprano se sabrá. Es, pues, necesario, si se nota algo anormal, decirlo con valentía, ejerciendo la Lealtad y el superior deberá investigar y responder también con lealtad esta queja.

La alegría en el trabajo se basa en el ejercicio de esta y otras virtudes. Si no nos sentimos bien y no queremos componer la situación, es mejor retirarse para dejar la Institución en libertad.

 Jaime Fandiño-Franky

Estados Financieros 2018-2017